Kiss the Rain – interpretation

So lately I’m feeling more of an English speaker than a Spanish one (which I natively am) and hence Saturday night, when the writer’s inspiration finally showed up (she’d been missing for a long while) I figured I had to tend to her through my English skills. What’s more, I had taken the Cambridge Proficiency exam just that day, so I guess you could say my English switch was turned on.

The thing is, I have been a tad obsessed with classical (piano, really) music this last week, and images have started popping into my head while I’m listening to these pieces of art. Saturday night, destiny had it; I heard Kiss the Rain, by Yiruma, and this whole story started developing inside my crazy mind.

I had to write it. I could see every image moving slowly, creating a reality that could be lost forever if I didn’t help it gain life. Truthfully, I would have loved to (and still would love to) be able to draw the story, creating a short animated film. That’s way too much word for me, though, at least as of right now, so I just saved that idea for later xD.

Anyway, enough of my blabbering; here is the story. I strongly recommend reading this while you are listening to the song (which you can find in youtube), since it’s made to last as long as the music goes (4.19 min in total); so you should finish reading (if you do it not too slow but not too fast either, as if you were reading aloud) at the same time as the song ends.

 

“A woman walking through the grass towards a grave. She’s wearing a summer dress even though it’s already November, but she doesn’t seem to care. Her hair is long and black as coal, and it turns and waves with the wind. Her eyes look pained and dark, but her face is calm, composed, as if she’s pretending to be okay. She’s carrying a bouquet of flowers, petit like her, with clear colours that transmit peace and serenity. She reaches the grave, kneels by it, touches and feels its texture, the soft, firm rock. She also runs her hands through the wet grass, and wipes the dampness out of her hands in her dress. She leaves the flowers carefully by the floor, at the grave’s feet.

She closes her eyes and feels the air brushing her hair, the autumn-cold breeze that chills her bones and steal the little warmth that was left inside of her. The feeling is full of sorrow and loneliness, but she won’t move, so she just stands there, and waits.

She can feel them coming. They scare her and embarrass her, taking her to a deep place where she doesn’t want to go, where only pain and darkness can be found, where there is no escape and no solution. She shakes her head, but she knows. Right now, kneeling in front of the grave and feeling the cold spreading inside of her, she can’t stop it, and she doesn’t want to either; the tears start falling, salty and freezing, and her heart, that seemed to be hanging on by its edge, finally rips apart.

Memories flow by her. His smile, his perfect stance, his gorgeous eyes looking right at her. She can feel him standing right next to her, his body warm and relaxed, but when she opens her eyes and turns, no one is there. However, a bright smile covers her sad face, and she looks up towards sky. She closes her eyes, unconsciously, again, and as the breeze flows by, she can clearly feel his rough hand, caressing her face with a heavenly touch.

She stands up instantly and smiles, wiping out the tears that are still left on her eyes. She touches the grave one more time, a feathery touch, and looks up at the sky… but she can’t escape the pain, and once again it comes down and devours her, and the traitorous tears overwhelm her tired eyes. She can feel her heart freezing over, becoming as hard and as cold as a stone, closing up to any feeling and to anyone. But suddenly she sees him right there, in front of her, standing on his two feet and smiling at her in that way that only he can manage. She smiles back, breathlessly, but it doesn’t reach her eyes, so he moves forward and, barely touching, closes them, and standing closer to her he whispers a lullaby in her ear. She can feel his lips on her earlobe, her chin, her cheeks, her eyes, her forehead, her lips… he’s kissing her everywhere, like there was no tomorrow, because actually, there is none. However, he must leave soon, and she feels it in his changing stance, so she quickly opens her eyes, and silently, for no words will come out of her mouth, implores him not to leave her, not again. But he smiles, and suddenly all the loneliness and pain are washed away. It’s okay, his eyes say, I will always be here, right next to you. But even as he smiles down to her, the tears won’t stop falling from her eyes. He smiles one last time, and without a single word, disappears into thin air, never to be seen again. When he’s suddenly gone, the pain in her heart seems to reach its peak, and she can feel the piercing wind cutting through her, blowing her love away from her, running through the meadow stronger and meaner than ever before. She shivers, and hopelessly hugs herself, and with tears running across her petit face she looks up at the sky again, and closes her eyes. The pain is deep, coming within her from a place that is too scary to even think of. It’s hard, and torturing, but he has given her the strength, the courage she needed to face it. She knows now, she must not surrender, she must never give up. She owes him at least that much. That place she hates so fiercely may never be forced upon her by those silly tears that will never see the light of day ever again. She will fight the pain, fight it with everything she’s got, fight it not only for her, but for him, too, and surely, without a doubt, some day, it will go away, never to come back again.

Her eyes are open now, and they look towards the horizon, full of confidence and commitment. She feels strong, and hopeful. The wind no longer cuts through her like a thousand sharp knives, for it has now subsided, together with her sorrow, and transformed into a summer breeze, that softly blows her hair and dress, barely touching her body.

A single tear, the last one, falls from her eye, but she wipes it out quickly and takes an oath never to cry in front of him again. She shakes the last bit of pain remaining away, and smiles, this time truthfully, with kind, dark eyes. Feeling nothing but a deep love, she looks up at the sky for the last time, and kisses the grave, softly and carefully. She then turns, and leaves, as suddenly as he did, with the wind blowing the autumn leaves behind her, and her hair and dress waving to its rhythm.

The grave stands there, alone, but an aura of peacefulness, pride and happiness can be felt in the air. She knows now; it happened, and there is nothing she can do to change it.”

 

Have a good day! 🙂

——————————————————————————–

A mis queridos únicamente hispanohablantes:

Perdonar que esta entrada esté enteramente en Inglés xD La traduciría, pero ahora mismo no tengo tiempo. Si no se me olvida, sin embargo, lo haré, así que paciencia 🙂

Un universo inexplorado

¿Habéis oído hablar alguna vez de Lovecraft? Si es así, tal vez me entendáis. Si no, no sabría si envidiaros, o compadeceros.

Para estas fiestas mi familia decidió llevar a cabo el típico “amigo invisible” entre todos nosotros. Hoy hemos recibido los regalos entre unas caras ansiosas y otras más pícaras. Mi paquete era un poco especial, tanto que de inmediato mi hermano y yo hemos sabido de quién provenía. Sin embargo, la magia del “amigo invisible” es exactamente eso, que sea “invisible”, desconocido, y por eso hemos preferido callar.

Dentro de la inconfundible bolsa encontré dos objetos, ambos igual de inesperados; unos palillos con forma de katana (una espada especial, que procede de Japón) y un libro extraño por su tétrica portada. Con imágenes que no auguraban nada bueno y unas letras negras como el carbón se leía lo siguiente:

H. P. LOVECRAFT

DESDE EL MÁS ALLÁ

Y OTRAS HISTORIAS

editado e ilustrado por

ERIK KRIEK

Era posiblemente tan sólo una coincidencia, pero el día anterior habíamos estado mis amigos y yo conversando acerca de éste autor, yo preguntándome quién podría ser, y qué podría escribir. Imaginaos mi sorpresa, mi deleite, al encontrarme la mañana de reyes repentinamente tan cerca de aquella persona que había, tan sólo hace una noche, parecido tan lejana.

Sin embargo, no me puse a leerlo de inmediato. Autores del calibre del que parecía ser éste (e, indudablemente, es) se merecen ser recibidos con una mente vacía y silenciosa, lista para ser repleta por sus particulares ideas. Así que esperé hasta que se acabó el roscón y con él la celebración; y entonces subí a mi cuarto y me preparé para realizar un viaje que sin duda cambiaría mi visión de este tal Lovecraft.

¿Os ha pasado alguna vez, que estáis en medio de una lectura, pero a la vez que leéis estáis pensando en otras cosas, y por eso no procesáis palabra alguna, y de repente nada tiene sentido y tenéis que volver a empezar? Estoy segura de que sí, igual incluso os está pasando ahora mismo. De ser así, por favor, tomaros vuestro tiempo para releer lo que os hayáis perdido.

Es justamente en esos momentos, cuando sabes que estás leyendo, cuando despiertas de tus cavilaciones y encuentras que tus ojos siguen las líneas, que las palabras están llegando pero que no eres capaz de enlazarlas, que todo ha perdido el significado, es entonces cuando sientes lo que yo sentí mientras leía a Lovecraft.

No me juzguéis, es casi tan difícil de explicar como de entender. Intentad recordar algún momento en el que os haya pasado; estabais leyendo, pero entonces os llegó una idea, un recuerdo de algo, y empezasteis a pensar en ello, sin dejar de leer no obstante. Con el tiempo, sin embargo, ese efímero pensamiento decidió que ya era hora de partir y os dejó allí, solos, perdidos, de vuelta a un mundo que tan sólo tenía las palabras que todavía seguías leyendo, pero que, al haberte perdido la mayoría de ellas, por no haberlas asimilado, no entendías.

Leer estos cuentos de Lovecraft, para mí, y a pesar de ser en forma de comic, ha resultado exactamente como lo que os acabo de describir; un océano de palabras, que lees y crees entender, pero que a la vez te intuyen, ellas mismas, que te estás perdiendo algo, algo muy importante y relevante, algo que marca la diferencia, algo que hace al autor un verdadero genio a los ojos de aquellos afortunados que sí lo pueden percibir.

Posiblemente es la experiencia, el haber leído repetidamente sus historias, lo que te da la capacidad, finalmente, de comprender su significado real, la verdad oculta tras un cuento terrorífico que no se puede describir.

O tal vez es una habilidad con la que se nace, algo que sólo una minoría privilegiada (o tal vez maldita) puede poseer.

Lovecraft se me ha presentado como un misterio atrayente por su aparente sencillez pero obvia, aunque escondida, complejidad. Este autor presenta un universo que parece las locuras de un viejo borracho, pero que ocultan en realidad un abanico de posibilidades, de mundos todavía sin descubrir.

Algún día, tal vez, lo retome, y puede ser, tal sólo puede, que abra mis ojos y sea capaz, por fin, de avistar lo que Lovecraft me quería decir mientras le leía. Hasta ese día, sin embargo, esperaré, y tendré que ignorar el pequeño vacío que ha creado, o más bien descubierto, en un rincón muy oscuro de mi mente.

The House on Mango Street by Sandra Cisneros

Hoy, por fin, he conseguido sacar a mi yo escritora de aquel oscuro rincón donde se había escondido. Mi yo artista, después de enterarse de que iba a dar Arte este curso, la había sometido bajo su egoísta tiranía; la tenía oculta para que mi yo aprovechante de tiempo libre no pudiera siquiera tenerla en cuenta. Ahora, sin embargo, todo ha cambiado; o, mejor dicho, vuelto a la normalidad. Y todo gracias a la ingeniosa escritora Sandra Cisneros.

Para mis deberes de mañana, en la clase de Inglés, teníamos que escribir, siguiendo las pautas de una de sus tres historias (My Name, Hairs o Four Skinny Trees) una versión de nuestro propio cultivo. Yo elegí usar la de Hairs porque, cuando la comentamos durante la clase, nadie entendió que yo sintiera amor en el olor de las flores. Esto lo explica todo 😉

 

Hairs

Everybody in our family has different hair. My daddy’s hair is like summer grass, messy but cut short. There is also a place, right in the middle, where nothing grows no more, although my daddy says there used to be long, untamable hair there. And me, my hair is a rebel. You can’t hide it inside a hat or behind your ear. You can’t catch it in a braid or a ponytail. Borja’s hair is like the ash after a star. Velvet soft and leather shiny. And Leire, who is the youngest, has hair like an unattended bush. No comb is ever welcomed there.

But my mother’s hair, my mother’s hair, like a fire red daisy, like the waves that curl the ocean all strong and imposing as if they wanted to eat you alive, flowery scent that runs through your nose while she embrace you under her tired arms and you feel loved, is the wet smell of the heart of a forest, is the smell when she hugs you like you are the most valuable thing in the world, and you stay quiet and lost for the world for a while, your brothers arguing and your father typing on his computer. The typing, the arguing and mamma’s hair that smells like flowers.

 

(Cabellos

Todas las personas en nuestra familia tienen distinto el pelo. El pelo de mi papá es como la hierba en verano, desordenada pero recién cortada. También hay un sitio, justo en el centro, donde no crece nada ya, aunque mi padre dice que ahí solía haber una larga e indomable cabellera. Y yo, mi pelo es un rebelde. No lo puedes esconder bajo un sombrero o detrás de tu oreja. No lo puedes encerrar en una trenza o una coleta. El pelo de Borja es como la ceniza después de una estrella. Suave como el terciopelo y brillante como el cuero. Y Leire, que es la más pequeña, tiene el pelo como un arbusto desatendido. Ningún peine es bienvenido ahí.

Pero el pelo de mi madre,  el pelo de mi madre, como una margarita rojo fuego, como las olas que rizan el océano tan fuertes e imponentes como si te quisieran comer vivo, el aroma de flores que corre por tu nariz mientras ella te acoge bajo sus cansados brazos y tú te sientes amado, es el olor húmedo del corazón de un bosque, es el olor de cuando te abraza como si  fueras la cosa más valiosa del mundo, y tú te quedas callado y perdido para el mundo por un tiempo, tus hermanos discutiendo y tu padre escribiendo en el ordenador. El sonido de las teclas, la discusión y el pelo de mamá que huele como las flores.)


Sé que al pasarlo del inglés al español cambia bastante y espero que lo tengáis en consideración (¡no es que me haya vuelto torpe de repente!) xD. Espero que os guste tanto como a mí 🙂

 

Impulsos dibujísticos

Últimamente, no sé que me pasa (es posible que tenga que ver con el hecho de que tengo Arte 4 días a la semana, lo que sin duda enciende mi chip artístico, que en general suele estar en stand-by) pero me dan estas ganas completamente incontrolables de dibujar. Es como si no pudiera parar. En la clase no me quiero ir; en casa tan sólo quiero terminar los deberes.

Todo por la misma razón; no quiero dejar de dibujar. No es pintar, ni estructurar, ni nada por el estilo. Es simple, y adictivamente, dibujar.

Ayer estaba cansadísima después de una noche más bien larga (era el cumpleaños de un amigo) y ya eran las diez de la noche, pero nada pudo pararme cuando me entraron las ganas.

Quería dibujar.

Hace un tiempo que colgé un sueño que tuve aquí, en la web, llamado “La Historia de un Terremoto”. Mis dibujos, basados algunos en fotos que encontré por Internet, son los personajes principales de mi historia. Espero que os gusten 😉

 

No es nada demasiado laborioso, ya que pensaba irme a dormir antes de medianoche, pero si algo increíblemente absorvente; tanto que sin querer, me perdí mi amada serie (El Club de la Comedia) xD.

 

Fiona y Sebastian – Aprendiendo a usar Photoshop

El verano conlleva a una sobra excalofriante de tiempo, al menos para nosotros los afortunados estudiantes ;). Así que, para que no morir de aburrimiento, mi padre me recomendó algo que, si funcionaba, me haría la vida mucho más sencilla; aprender a usar el photoshop.

Los primeros dos meses de verano olvidé (por no decir ignoré xD) la propuesta ya que encontré mejores formas de entretenimiento. Pero claro, lo bueno siempre es breve, conque a finales de agosto, con tan sólo medio mes de verano por delante, volvía a morirme de aburrimiento. Entonces me acordé de aquella sugerencia que mi querido padre había hecho hacía tanto tiempo ;).

Esos últimos días, por igual, había estado más bien en un humor de dibujar. Me apetecía tanto que empecé a pensar en qué podría dibujar; ya que mi mayor propósito iba a ser aprender a usar el photoshop, el dibujo debía de ser detallado y colorido, para que pudiera descubrir todos los misterios del llamado digital art.

La perfecta ocasión surgió mientras leía uno de los libros que más capturada me ha tenido durante todo este verano; Inject Me Sweetly, escrito en la famosa web de Wattpad por Jordan Lynde. La escena era tan triste, pero por ello mismo tan poderosa, que no pude evitar plasmarla en un dibujo.

“The silence that fell after that was almost suffocating. No one spoke for a few moments. Then a piercing scream filled the air. I knew at once it was Fiona. My heart sunk as I glanced over to Sebastian’s body, where the poor girl was now kneeling.

‘Sebastian!’ she cried, shaking his shoulders. ‘No! Sebastian! No! NO! Sebastian!'”

(“El silencio que cayó después de eso era casi sofocante. Nadie habló por unos momentos. Entonces un grito desgarrador llenó el aire. Supe sin dudar que era Fiona. Mi corazón se rompió cuando miré hacia el cuerpo de Sebastian, donde la pobre chica estaba ahora de rodillas.

‘¡Sebastian!’ gritó, agitando sus hombros. ‘¡No! ¡Sebastian! ¡No! ¡NO! ¡Sebastian!'”)

Lo primero fue dibujar la escena, sin darle uso apenas al photoshop. Luego, una vez las formas estaban plasmadas, tuve que escanear el dibujo.

Colorearlo fue mucho más complicado de lo que yo me esperaba, pero sin llegar a ser estresante. Me ha llevado unos tres o cuatro días, con unas tres horas diarias xD terminarlo.

El primer día, gracias a la calidad de mi escáner, tuve que pasarlo borrando todas las arrugas o rayas oscuras que no pintaban nada. El segundo día empecé a dibujar, separando cada cosa en una capa para poder manejarlas por separado. Tenía un Fondo Tierra, un Fondo Césped, un Fondo Cielo, una Cara Fiona, una Cara Fiona sin color, una cara Sebastian… etc.

Aunque, al final de todo, el esfuerzo se ha visto recompensado. Este es el proyecto final ;).

PD: Ya sé que; el hombre tiene un cuello de jirafa, unos dedos de pianista (como dice mi madre, vamos que muy largos) y unas piernas de jugador de baloncesto, y que la chica más que sonrojada parece que se haya pintado mal la cara, pero oye, así es como me gusta así que así se queda xD.

Uuuuuuuuuuuuuuuuy…. creo que he perdido a mi hija

Nerea caminaba en mitad de la calle, sintiendo como el calor la iba matando muy, muy lentamente. A su lado sufría en silencio su madre, Eva, andando con la misma agilidad. Cuanto antes estuvieran de vuelta en casa, antes podría darles la bienvenida su amado aire acondicionado.

Nerea había tratado varias veces de iniciar una conversación (por muy banal que fuera) pero sabía que nada funcionaría. Cuando andaba con su madre era siempre igual; Nerea hablaba sin parar, y Eva se limitaba a caminar. Más de una vez Nerea se preguntaba si de verdad la estaba escuchando, hasta que por fin se daba por vencida y callaba. Entonces Eva suspiraba agradecida, interiormente, y seguía a lo suyo.

Mientras tanto, a su lado, inquieta y aburrida por la falta de conversación, Nerea cavilaba.

El cemento  puede ser algo muy peligroso. -pensaba, mirando al suelo con sospecha. –En un momento de gran debilidad, en mitad de una tarde cualquiera de verano, cuando notas tu lengua tan seca que se puede cortar con ella, puedes llegar a pensar que hay un lago en mitad de la carretera. Entonces te lanzas corriendo hacia el suelo, pero cuanto más corres, más lejos parece estar el agua… y entonces te das cuenta de que o bien el lago ha cobrado vida y está huyendo de ti mientras se ríe con malicia, o tal vez el maldito cemento está calentando de semejante manera el aire que ya incluso refleja la luz. Y entonces, debilitado y deprimido, giras la cabeza hacia el termómetro más cercano y te encuentras con una cifra que creías jamás verías en toda tu larga vida…

Ambas mujeres bajaban la enorme avenida con la impaciencia de dos almas que están sudando como pollos en un horno. Nerea no tenía palabras para describir el aire que la rodeaba; se está tan quieto que uno llegaría a pensar que no está ahí, hasta que empiezas a notar una sensación de sofoco (que se va formando a tu alrededor pausadamente) y te das cuenta de que, en realidad, el aire se te ha pegado (lo que impide que haya viento) y te está agarrando con fuerza, tratando de asfixiarte lenta, muy lentamente…. Y claro, cómo no puedes hablar por que te está matando, tal vez por eso mamá me ignora… tal vez simplemente no puede hablar y yo debería ahorrar energías también…

Así iba Nerea, con la cabeza llena de los típicos pensamientos sin pies ni cabeza que a uno se le ocurren cuando anda aburrido por la calle, en el momento en que llegaron a un paso de cebra. Ambas mujeres miraron a ambos lados y siguieron caminando con toda la tranquilidad del mundo.

-¡AH! -exclamó Nerea de repente, tropezándose con una piedra.

Paró de golpe, sorprendida, y se miró el pie izquierdo. Su madre, que parecía estar perdida en sabe Dios qué pensamientos, siguió andando sin hacerle caso. Nerea frunció el ceño pero no la llamó, suponiendo que se acabaría dando cuenta de que ella ya no estaba. Con un poco suerte.

Nerea miró a su madre, esperando a que se diera la vuelta, pero ella siguió andando hasta que la perdió de vista. Entonces dejó escapar un suspiro de desesperación y, caminando a trompicones (como buenamente podía), se acercó a una pared, para no molestar a los demás viandantes. Tratando de calmarse (para no empezar a gritar) se acercó el pie al alcance de la mano para observarlo más a fondo. Después de dos segundos gimió con desesperación.

La tira de plástico que sujetaba el pie a la chancleta se había desgarrado completamente. Ahora no sólo tendría que comprarse un par nuevo, si no que aún encima tendría que volver a casa a la pata coja. Bajo un calor sofocante. Mientras su madre seguía ahí delante tan tranquila.

Volvió a gemir.

-Vaya faena, ¿no? -comentó una abuelita que pasaba por ahí, mirándola con pena.

Nerea levantó la cabeza de golpe y la miró. Tenía gracia que se preocupara más por ella una persona anónima que su propia madre…

-Sí, la verdad es que sí… -contestó, mirando su chancla con impotencia. Le dirigió a la mujer una mirada de pena y sonrió. -Pero bueno, qué se le va a hacer…

 

Unos cuantos metros más adelante, Eva paró de súbito. Miró a su alrededor, pero no había nadie. Juraría que iba andando con Nerea… ¿O será que iba sola…? Pero, no, estoy segura de que iba con ella… ¿Dónde estará? Empezó a pensar. ¿Y si la habían secuestrado? No, pero entonces ella habría gritado… aunque claro, si le habían tapado la boca o algo… ¡No, porque entonces la gente se habría dado cuenta! Su ansiedad fue creciendo. ¿Y si la habían abducido? ¿Y si había cogido otra calle de repente y ella no se había dando cuenta? No, pero no se habría ido sin más, me habría avisado… ¿no?

De repente oyó unas risas sofocadas y se giró para mirar a una abuelita que pasaba a su lado. La miró inquisitiva.

-Que se te ha accidentando. -le dijo entre risas, señalando hacia atrás.

Eva se giró entonces de golpe, justo a tiempo para ver a su hija andando con el pie izquierdo descalzo y una chancleta rota en la mano. Sonreía (porque siempre es mejor sonreír que llorar) mientras la miraba con incredulidad.

-¡Tiene gracia que ni te hayas dando cuenta de que no estaba! -exclamó cuando se encontraron, sin poder evitar empezarse a reír. – ¡Y que una mujer cualquiera se preocupe más por mí que TÚ, MI PROPIA MADRE!

Eva se unió a sus carcajadas.

-Además, ¡ya te había dicho que necesitaba unas chacletas nuevas, y tú ahí insistiendo en que “no que tenemos que ahorrar”! ¡SERÁ POSIBLE! -terminó Nerea, llegados a este punto ya ambas carcajeándose. -En fin, ahora voy a tener que volver andando sin zapato…

-Pues ten cuidado no te vayas a cortar con algún cristal o algo… -añadió Eva.

-¡¡¡SÍ SÍ, TÚ AHORA TRATA DE ARREGLARLO COMPORTÁNDOTE COMO LA BUENA MADRE QUE DEBERÍAS SER!!! -exclamó Nerea entre risas.

———————————————————————————————————————————————————————

Bueeeeeeeeeno….. Y así es como hoy ha tenido que volver a casa la pobre, con un pie descalzo, una chancleta rota en la mano y una mala madre al lado xD (lo digo todo en broma, por supuesto, ya que tanto mi madre como yo sabemos que no podríamos habernos reído más… aunque haya sido de lo torpe que soy xD).

La Historia de un Terremoto

Bueno, hace bastante que no escribía, ¿eh? La verdad es que lo lamento, porque ya sabéis que me encanta, pero es que eso de irse a Canadá a vivir la vida cinco meses… luego te pasa factura. Me ha costado, pero por fin he conseguido adaptarme al ritmo de la clase.

Y esto, indirectamente, ha llevado a que pueda volver a escribir :). La historia que cuelgo hoy, después de tanto tiempo sin nada de nada, es un sueño que tuve poco después del terremoto de la Almunia (que, por cierto, se notó breve y ligeramente en nuestro colegio, ya que sentimos cómo temblaba el suelo e incluso las mesas vibraron unos instantes). No sé si tiene relación con este y con todo lo que ha pasado por Japón, pero la verdad es que fue un sueño muy interesante ;). Al principio se suponía que lo iba a enviar a un concurso, por lo que lo había escrito en tan sólo 1000 palabras (apenas dos hojas en Word), pero al final se me olvido enviarlo (sí, lo sé, vaya cabeza tengo para ser tan joven) así que lo cuelgo aquí. De todas formas, me había quedado una historia bastante rara (entenderlo, a fin de cuentas es un sueño) conque en parte me alegro xD.

“El terremoto los pilló a todos desprevenidos. Algunos huyeron; muchos gritaron. El miedo fue tal que más de la mitad lloraron.

Lake paseaba por las calles, observando los daños causados; edificios en ruinas, madera desquebrajada, hierros doblados. Olía a tierra húmeda y polvo. La gente empezaba a salir de entre la paja y las piedras. Parecían desgastados pero alegres, como una hoja caduca a finales de otoño; todo había pasado ya, y seguían vivos.

La mayoría miraban a Lake apenados; unos pocos se acercaban y le daban dos o tres reales. A ojos de un viandante era un niño joven, a penas mayor de doce años, magullado, sucio y despeinado. Lake agitó la mano para quitarle importancia y rechazó la limosna. Tenía cosas más importantes que hacer que ir pidiendo dinero.

Echó a correr, esquivando con agilidad las telas y la porcelana rota que cubrían el suelo del mercado. Debajo de las capas de polvo y deshechos se encontraba un camino arenoso, perfecto para los carros que llegaban del extranjero. Lake siempre había soñado con montar en uno y visitar Zaragoza; se decía que era la ciudad más bella de todo Aragón.

Quedaba en todo el mercado un único toldo, erguido sobre un humilde puesto. Bajo la sombra, recostado en una silla, bostezaba un hombre de barba corta. Sobre su mesa había aparatos extraños, hechos de madera oscura o metal brillante. Dos escudos reposaban inocentemente contra un enorme colmillo de cuarzo blanco. Aquel montón de dinero alumbró los ojos de Lake. Nadie conseguía tanto en un mercadillo de pueblo.

Lake zigzagueó entre los demás puestos. Aquel hombre parecía dormir profundamente. Había que arriesgarse. Alargó la mano lentamente, procurando no tirar nada por el camino, y palpó las monedas. Cerró la mano al tacto del frío metal y retrocedió con calma. Lo más importante al  robar era tener paciencia.

Tenía el dinero a un palmo del pecho  cuando el tendero abrió repentinamente los ojos. Se extrañó al verle tan manchado y descuidado, mas no se fijó en las monedas que escondió rápidamente en el bolsillo. Lake suspiró aliviado, sonrió y volvió por donde había venido.

-Espera. –exclamó el hombre. -¿Qué ha ocurrido?

Lake siguió la mirada del tendero por todo el mercado. Vio las ruinas y a la gente ayudándose unos a otros. Le explicó cómo había temblado el suelo y cómo hasta los muertos lo habían notado. Cómo él se había encontrado inesperadamente frente a una pared de rocas que habían caído de la muralla, y cómo su hermana pequeña había quedado sola al otro lado.

El tendero se mostró comprensivo. Le ofreció su ayuda y, una vez Lake la rechazó, le deseo buena suerte. No dejó de observarle mientras marchaba entre los puestos de vuelta al camino, hasta que se perdió entre las casas derruidas.

Lake siguió su camino sintiendo el peso de las monedas robadas. No le gustaba nada robar, así que le mandó un silencioso perdón a Dios y otro al tendero, y volvió a echar a correr.

Entró en la plaza del pueblo y bajó las gradas velozmente. La paja que formaba el tejado cubría ahora completamente el suelo, por lo que más de una vez resbaló y estuvo a punto de bajar rodando. En el círculo central vio dos figuras, que poco a poco fueron creciendo hasta transformarse en dos niños. Lake los conocía.

-Adrián, Luca. –los llamó. -¿Habéis visto a Rachel?

Ninguno de los dos chicos sabía dónde estaba su hermana, por lo que Lake volvió a subir las gradas y continuó su carrera por el pueblo. Las calles, que rodeaban la plaza principal, estaban separadas entre ellas por casas coloridas. Había callejones que atravesaban los edificios, conectando las calles entre sí. A parte de la Gran Avenida, donde se encontraban el mercado y el hospital, no había ninguna otra zona, a excepción de los gremios y un colegio mediocre, que fuera comercial o de uso público.

Lake optó por seguir corriendo hasta el hospital, pero se arrepintió enseguida. El camino estaba bloqueado por más piedras caídas, por lo que tuvo que darse la vuelta y volver sobre sus pasos hasta el mercado. Le sorprendió ver que aquel extraño tendero había desaparecido junto a su mágico toldo y su puesto, pero no se dejó despistar.

Recordó aquellos largos paseos que había dando con sus amigos tantas veces por el pueblo, recorriéndoselo de cabo a rabo. Tenía que haber alguna manera de llegar al otro lado; la calle principal parecía haber sido partida en dos durante el terremoto, separando ambas mitades con imperturbables murallas de roca.

Lake corrió y corrió por entre las callejuelas, pero todos los caminos le llevaban al mismo lugar; de vuelta a la pared. No había manera humana de pasar al otro lado.

Estaba ya a punto de echarse a llorar por la desesperación cuando atisbó el brillo inconfundible de una armadura y se giró, extrañado y sorprendido. Era la primera vez que veía un caballero, mas entre sus características vestiduras y la enorme espada distinguió a aquel misterioso tendero.

El hombre sonrió al ver a Lake y se le acercó con calma. Posó su mano suavemente contra sus cabellos y le habló lentamente al oído. Lake jaspeó.

Lloró arrepentido, sacó las monedas robadas y se las entregó con manos temblorosas. Cuando el dinero tocó al hombre el metal se convirtió repentinamente en polvo y Lake distinguió durante un instante las hermosas alas blancas que se extendían tras él.

El ángel le sonrió y se acercó a la muralla. Cuando su mano se posó, esta vez sobre las rocas, estas se convirtieron de inmediato también en polvo.

Lake no tuvo tiempo ni de sorprenderse. Ahora que no estaban separados, oyó a su hermana llamándole y la vio corriendo entre lágrimas hacia él. Los dos se abrazaron, rieron y lloraron.

Cuando se volvió, el ángel ya había desaparecido. No pudo agradecerle, pero juró que no lo olvidaría. Jamás.

Entre sus pies se extendía el milagroso polvo que le había devuelto la felicidad.”

Every little Thing You did for Me

Hoy es el día.

El último día.

Me pregunto, ¿cómo han podido pasar los cinco meses tan rápido?

¿Qué he estado haciendo todo este tiempo?

Muchas cosas han cambiado desde Septiembre;

Llegué con dos maletas medio vacías, y vuelvo con tres a rebosar.

Llegué sin entender lo que decían, y vuelvo marcada por sus palabras.

Llegué siendo una extraña, y vuelvo como parte de la familia.

<<Tener una familia es increíble;

tienes gente que cuidar, y gente que te cuida.

Gente con la que reír, y gente con la que llorar.

Tanta gente… Gente con la que compartir tu hogar.>>

Llegué con una familia…

<<Poco a poco, muy poco a poco…

y antes de que me diera cuenta…

Dos hogares.>>

… y vuelvo con el doble.

A Jackie, Michaela, George (granpa), Carol (granma), Christine (auntie), Tanti (aunti), Gigi, Joyce (auntie), KC (uncle), Karen, Toti, Melinda, Michael, Mathew… y muuuuuuuuuuchos más.

¡GRACIAS!

Caso FC – Freezing Cold

Freezing Cold, traducción literal; heladoramente frío.

Bueno, nunca imaginé que sería tan literal.

Hoy, Jackie ha llegado a casa con Michaela inusualmente tarde. Eran las 5.20, y ya había caído la noche. Yo llevaba todo el día en casa.

-¡Qué frío hace! ¿Has salido afuera, Nerea? ¡No veas qué frío!

Se nos ocurrió una idea muy interesante; Cogimos un bol, no muy grande, de unos siete centímetros de profundidad y unos diez de largo. Lo llenamos entero de agua.

Abrí la puerta, preparada para dejarlo sobre el suelo. El viento que entró era más frío aún de lo normal. Afuera todo estaba nevado y pintado casi al completo de negro.

Me agaché y dejé el bol rápidamente en el suelo, cerrando la puerta mientras me levantaba. Un poco de agua se salpicó en mi mano; estaba muy fría al tacto por estar apenas diez segundos al aire libre.

A las 6 en punto, abrí la puerta de nuevo. Una fina capa de hielo agrietado había cubierto el agua, aunque se rompió fácilmente cuando lo toqué. Volví a cerrar la puerta.

Un buen rato después, Jackie y Michaela empezaron a gritar, llamándome desde arriba para que subiera a ver “algo”.

Ellas bajaron antes.

Lo único que alcanzé a ver fue un pezado de hielo, del tamaño de un puño, cayendo desde dónde Jackie estaba hacia mí. Me dio en la mano. Cortaba.

-¡Buaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah! ¡Se ha helado completamente!

-Oh, ¡lo siento, Nerea! ¡Se ha resbalado!

Me agaché y lo cogí. Estaba completamente congelado. Me miré el reloj; 7.30.

-¡BUAAAAAAAAAAAAAAAAAH! ¡Si sólo han pasado dos horas! ¡QUÉ FRÍO HACE!

Pues eso.

Freezing Cold, tradución literal; heladoramente frío. COMPROBADO.

Siempre quise hacer Teatro

Desde muy pequeña, actuar me apasiona. No a lo actriz como las del cine, que acaban siendo perseguidas por los periodistas y los paparazzi. No, yo siempre he soñado ser una entre dos opciones (porque las dos ya me parece demasiado):

1. Humorista, lo que obviamente sería junto a mi fiel hermano (quién, tengo que admitir, tiene bastante más gracia que yo, aunque sus chistes son peores 😉 )

o…

2. Actriz en obras de teatro (esto último me viene por parte de padre, quien tenía muuuuucho tiempo libre cuando era joven).

De hecho, llegué a apuntarme a clases de teatro en mi colegio hace unos años, pero al final me desapunté. En parte, porque cuando entré a tercero (o a segundo, ya no me acuerdo) el horario no me lo permitía, pero también porque… siendo sincera…

¡¡¡Me da mucha vergüenza!!!

Así que, sí, desde siempre he amado el teatro, pero nunca me he visto realmente interpretando. Seamos francos; ¿cómo voy a hacerlo si cada vez que empiezo a decir algo sonrío como una posesa y me pongo más roja que después de tomar sopa ghanesa (la cual os juro lleva mucho, MUUUUCHO picante)?

Pues eso, que no lo hago y ya está. Me gusta pensar que, si tengo suerte, algún día, cuando mi hermano tenga ya su propio programa a lo Sé lo que Hicisteis o El Intermedio (en el cual incluirá, seguramente, a varios de sus amigos), tendré el gran honor de ser la invitada especial. Pero hasta entonces… nada.

O al menos… eso creía yo (bueno bueno, ¿esta frase no se está haciendo ya muy típica en mis entradas? No sé si alegrarme o deprimirme…), hasta hace una semana.

No sé si lo he mencionado antes, pero para la clase de Inglés de este semestre, tengo (mejor dicho, tenía) que hacer un proyecto final que valía un gran porciento de la nota. Hemos ido en grupos de tres, donde cada persona tenía que hacer una parte de la introdución, otra de la conclusión y su propio proyectito, por así decirlo, dentro de lo que era el trabajo en grupo.

Los proyectos iban sobre distintos libros que tuvimos que leer en Diciembre. El mío se llama Acceleration, escrito por Graham McNamee. Trata sobre un chico, Duncan, que pasa las vacaciones de verano trabajando en los Objetos Perdidos de la estación de tren (Subway) de Toronto. Ahí, encuentra un diario que parece haber sido escrito por un potencial psicópata… y empieza a buscarle…

Para los proyectitos, había cuatro opciones. Con mi grupo, decidir quién hacía qué fue muy fácil; todos queríamos hacer algo distinto desde el principio.

Y yo elegí la opción d).

Decía de hacer un algo artístico (esculptura, dibujo, colass…) en el que se reflejara uno de los temas del libro. Por otra parte… también había que hacer un monólogo, haciéndose pasar por uno de los personajes.

Y aquí es dónde entra todo el rollito de antes sobre el teatro. A mí me pareció la opción perfecta; haría el dibujo, algo con lo que disfrutaría un montón, y escribiría (y presentaría, por supuesto) el monólogo, aprovechando para desarrollar mis dotes actorescos (otra vez me estoy inventando palabras, ya lo siento…). Así que empecé a trabajar.

El dibujo lo hice entero, desde zero a cien, la semana pasada. Tuve varios problemas (por ejemplo, resulta que sólo los retuladores funcionan sobre cartulina, así que no pude usar mis pinturas) pero al final conseguí terminarlo a tiempo.

El monólogo… lo hice casi completamente durante clase. Me acuerdo que Michelle, la ayudante de nuestra profesora (apenas un año mayor que nosotros)  estaba todo el rato a mi lado, cotilleando lo que escribía. Le dije que tendría que esperar a que lo terminara para poder escucharlo. Al final, lo acabé el día de antes, a las diez de la noche xD. Tenía el plan perfecto, de todas formas; iba a presentar con la capucha de mi chaqueta puesta, para dar la idea de lo difícil que fue descubrir al personaje que yo estaba interpretando. Así, además, no podría ver a mi audiencia, haciéndolo muchísimo más fácil a la hora de presentar.

Aún así, llegué a clase el lunes, muerta de miedo. No había podido pegar ojo por los nervios (sin exagerar, no me dormí hasta las dos), lo cual empeoraba aún más la situación. Me caía de sueño y vergüenza (tengo que admitir que aquel día estaba un pelín melodramática, pero oye, lo pasé mal).

Sonó la alarma que indicaba el comienzo de la clase y todos nos sentamos. La profesora nos explicó que dos grupos se habían dado como voluntarios para presentar aquel día, pero que necesitaban uno entre medio porque habían leído el mismo libro.

Yo me quería ofrecer (sinceramente, soy de las que apoyan el “cuanto antes te lo quites de encima, mejor”) pero sabía que mis dos compañeros me odiarían a muerte si lo hacía (lo cual tampoco debería asustarme mucho ya que tan sólo me quedan tres semanas con ellos, pero bueno…).

Un grupo se me adelantó y acabó presentado aquel día. Al resto nos eligieron al azar; nosotros acabamos para el miércoles, los primeritos.

Bueno, podría haber sido peor. Como mínimo eso me garantizaba una noche de sueño.

Ugggh. Me duele, pero repito: O al menos… eso creía yo.

En mi opinión, los presentimientos, o el sexto sentido, como lo queráis llamar, son simplemente conclusiones a las que llega tu mente por si sola, recogiendo detalles de los que ni tú mismo eres consciente. Así, cuando detecta una situación peligrosa o de la que debas saber, te llega la intuición.

Aquella noche me llegó la idea, incoscientemente, de que hoy no iba a ser exactamente como yo me creía. Por eso, me costó dormir, otra vez, aunque considerablemente menos que el lunes.

Me desperté y vestí, poniéndome el polar (que no tiene capucha), pensando que no me haría falta la otra chaqueta, ya que no presentaba hasta mañana.

La mañana pasó rápida y llegó la hora de la comida. Otra vez, incoscientemente, mi cuerpo activó la señal de alerta.

“Paula, ¿te importa si te digo mi monólogo? Sólo para practicar, ya sabes”

Lo hice, aún sabiendo que muchas cosas cambiarían cuando tuviera que presentar delante de la clase. Por ejemplo, sabía que los alumnos me estarían mirando y escuchando, no como Paula que estaba oyendo música, y también sabía que no podría limitarme a fulminar a la papelera (ya me había olvidado de la chaqueta) sino que tendría que mirarles a la cara. A todos.

El recreo acabó justo cuando yo terminé el monólogo. Se me trabó la lengua varias veces y me quedé en blanco dos. Quería gritar “EN SU MOMENTO, ¡¡¡TRÁGAME TIERRA!!!”

Entré a la clase de inglés con la tripa llena de mariposas (mira que revolotean las muy…). Cuando me senté, noté que me temblaban las manos. ¿Por qué estaba tan nerviosa, si no presentaba hasta mañana?

Imagino que, llegados a este punto, ya sabreís por qué. Desgraciadamente, aún me quedan cosas que decir, antes de empezar el monólogo.

El primer grupo era en realidad el último del lunes, ya que no les había dado tiempo a terminar. Sólo quedaba la presentación de una chica, llamada Tamara, que había elegido la opción c). Tenía que presentar, como si fuera él o ella, los seis objetos (metidos en una caja) que mejor definieran a uno de los personajes de su libro. Al final, le quedó como un monólogo. Y estaba bastante bien, así que me puse aún más nerviosa.

El siguiente grupo hizo una presentación increíblemente corta. Si tenía que durar entre 20 y 25 minutos, la suya apenas llegó a los 10. El segundo y el tercer grupo también lo hicieron en relativamente poco tiempo, y eso que tuvieron problemas con el proyector.

Así que terminaron todos, y aún quedaban veinte minutos.

Lo cual significaba que, obviamente… mi grupo presentaba hoy.

¡¡¡¡BUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHH!!!!

“Matt, tu grupo va a presentar el siguiente ya que aún queda mucho tiempo, así que ir a coger lo que os haga falta por favor” nos indicó la profesora poco antes de que empezara el tercer grupo.

Yo anduve hasta mi taquilla, tratando de respirar profundo para calmarme. Por supuesto, no funcionó, así que me limité a coger la cartulina con mi dibujo y volver a la clase.

Cuando los terceros terminaron, ya había repetido todo lo que tenía que decir en mi cabeza unas cinco veces y tratado de estabilizar mi respiración mientras tanto. Tampoco es que me fuera a dar un ataque al corazón; simplemente respiraba más rápido de lo normal, y sabía que eso no haría más que empeorar mi claridad a la hora de hablar.

Así me coloqué delante de la pizarra, con la pantalla del proyector justo detrás de mí. Entonces sí que no me temblaban las manos, sino el cuerpo entero. Literalmente, ¡TRÁGAME TIERRA!.

“Vamos a hablar sobre el libro Acceleration, de McGrem o McNam o algo así…” empezó mi compañero.

Los tres teníamos cada uno nuestra parte de la introdución, así que yo esperé asustada a que me llegara el turno. Desgraciadamente… llegó.

“Al principio de la novela, el lector es introducido al protagonista, Duncan, y su jefe Jacob…”

Me impresionó lo fácil que me resultaba hablar. Yo era la única que se había memorizado su parte, pero aún así lo traje impreso para entregárselo a la profesora más tarde; ni siquiera lo miré.

Terminé con la introdución bastante rápido. Yo era la última de los tres en presentar su proyectito, así que esperé ansiosísima (por favor nótese la ironía) a que ellos hicieran los suyos. Mientras tanto, miré al suelo e inspiré y expiré, inspiré y expiré…

Silencio. Upps. Ya me tocaba.

En vez de hablar (porque sabía que se me iba a quebrar la voz) quité la cinta que sujetaba la cartulina con la mano temblorosa y la abrí, dejando a la vista el dibujo. Entonces empecé a hablar.

“Este dibujo representa como me imaginaba a Roach (significa cucaracha en inglés y es el apodo que le pone Duncan, el protagonista), el potencial psicópata, al principio del libro. Le he dibujado con la capucha puesta porque durante toda la historia parece como si estuviera engañando a Duncan; tiene su diario, con todos sus pensamientos e ideas, pero nada de Roach mismo. Ni un nombre, ni una dirección.. Nada.”

Fui señalando conforme iba nombrando los componentes de mi dibujo, observando como dos personas se cambiaban de sitio para poder verlo mejor. Esto me alegró bastante, siendo sincera. Pero lo mejor estaba por llegar…

Terminé la presentación sobre mi dibujo poco después.

Clap clap clap clap clap. ¡Me estaban aplaudiendo! ¡Y ni siquiera habíamos terminado con el proyecto!

Es increíble que tan sólo el choque de sus manos pudiera animarme tanto, pero al final estaba tan contenta que ya no temblaba.

Hubo un momento de silencio, y entonces, justo cuando iba a introducir mi monólogo…

“Al final de la novela…”

“¡No!” interrumpí. “Espera, que aún tengo que hacer mi monólogo.” sonaba con ganas y todo…

Así que la atención estaba dirigida de nuevo a mí, pero los nervios no llegaban. Me sentía, de alguna manera, tranquila y llena de confianza.

“Ahora voy a presentar mi monólogo. Sólo hay dos cosas que me gustaría decir sobre él. La primera, que, aunque en el libro Roach es el apodo del asesino, he pensado que sería interesante si Roach tuviera también un apodo para Duncan, y que llegaría incluso a gracioso si fuera el mismo. Lo segundo que quiero decir es que voy a pretender ser el asesino, Roach, así que espero que para el final” recorrí a la clase con la mirada y sonreí malévolamente “esteís todos muertos de miedo.” Hubo un coro de risitas bajas y muchas sonrisas. “Ah, y por cierto, que sepáis que pensaba hacerlo con la capucha puesta, igual que en el dibujo, pero como nos han cambiado la presentación a hoy y no tengo la chaqueta… pues vaís a tener que verme hacerlo así.”

Otra vez hice una pausa, sabiendo lo que estaba por venir. Entonces me puse seria como una piedra, y empezó la actuación…

“I’ve never though too much about how I’d die. I rather preferred enjoying myself thinking about how someone else would die.” Mis ojos se paseaban por la clase, posándose lentamente en cada una de las personas que formaban mi audiencia.

“Well, no. Not someone else. Her.

I liked to imagine how she’ll scream soundlessly, my hand covering her mouth as tears drew sparkling lines along her cheeks. I’d caress her lips slowly, sensually, whispering calm worlds that would dance in the air, playfully, until they reached her ears and entered her mind. They’d be like a numbing drogue, mixing with her agonic fear and exploding in so many feelings that’d surround her body, drowning her. She’d faint instantly, falling into an endless sleep where neither pain nor fear exist, and where she would be carried away by the power of her young soul and the purity of her dreams. I would never harm her beautiful body, keeping it on its perfect shape until my necessities were satisfied. And then… it would be the time.

I had dreamed of that moment for my whole life.

Every single thing was planned. Every move, every word. Every death.

And yet… there he was.

I don’t even know his name. He seemed so insignificant… like a rat running scared from the tiniest noise. Like a roach hiding behind the putrid walls of the darkest room. I liked that name, it fitted him; Roach. Such an annoying and slicky bug. I still can hardly believe that someone like him could so easily find me. Or worse, could so easily used it, to find me. My diary. And he used it to get to me.

I knew it could happen; there was that infinitesimal possibility. I knew that, some day, I might lose it. And thus, I was extremely careful… There was no name, no place, no nothing. Not a single hint. And yet… he found me.

Now that some time has passed since the accident, I realize that there were things. So imperceptible, insignificant clues. The newspaper articles, for instance; those tiny creatures, so easy to manipulate… And the fires. I had them all in my hand… coming only when and where I wanted them to… Yes, that gave him the place.

Not like he really needed it, though. I myself came to him. But why, I wonder, why would he stick his stupid nose inside my precious, little diary? He didn’t have anything better to do, did he?” Mire a la chica que había presentado su caja tan bien al principio de la clase. Parecía asustada de verdad. “You nasty, hateful roach. ” Entonces me giré y mi mirada se encontró con la de la profesora, mientras una sonrisa malvada se dibujaba en mi cara:

I’ll wait for you at hell, my dear.”

La sala permaneció en un silencio sepulcral. Por casi medio minuto.

“Al final del libro…” empezó mi compañero.

Durante toda la conclusión, noté que la mayoría (a excepción de una persona, siendo sinceros) de los alumnos y la profesora tenían todavía cara asustada. Cuando terminé mi parte de la conclusión, cerrando así la presentación, les miré de nuevo y sonreí.

La ola de aplausos fue aún más fuerte de lo normal.

Estaba tan feliz que podría haber ido bailando (o dando saltos, depende) hasta mi mesa, pero me contuve, cogí la cartulina y caminé lentamente. Justo antes de aposentarme, me encontré con la mirada de la chica que se sienta justo detrás de mí. Su cara decía “me das miedo…“.

“Tu monólogo ha sido muy bueno.” dijo.

“¡Muchas gracias!”

La chica que se sienta a mi derecha, y la cual también había presentado su caja como si fuera un monólogo, se me acercó y me cogió del hombro.

“¡Tu monólogo ha sido asombroso!”

“¡Gracias!”

Dejé la cartulina en mi mesa, con una sonrisa tan grande que se me hubiera salido de la cara (si pudiera) y me acerqué a la mesa de la profesora para entregarle la presentación impresa. Ella tenía la misma expresión que yo.

“¡Tu monólogo ha sido increíble! Y eso que os he movido a hoy sin avisar. ¡Ah, y el dibujo también estaba muy bien!”

“¡Gracias!” He contestado, tendiéndole las notas.

Michelle esperaba a que la mirara, y yo así lo he hecho.

“Tu monólogo ha estado genial, pero es que lo que sí que me ha impresionado… ha sido tu cara mientras hablabas.” jajajajaja xD Pobre Michelle.

“Jajajaja muchas gracias. Ya te dije que la espera valdría la pena.”

¡Y así ha sido! ¡Al final, resulta que no me he quedado en blanco ni nada por el estilo! De hecho, notaba como mi voz se proyectaba por todo el cuarto, alta y clara. Puff, y las sonrisas malvadas… han tenido que ser de película ;). ¡Sólo espero poder volver a hacer algo así alguna otra vez!

WordPress Themes